Este sitio web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies.

El blog de Bancomparador

Préstamos personales


Préstamos personales

25-7-2014

Los préstamos personales son contratos celebrados entre una entidad financiera (prestamista) y una persona (prestatario). Mediante tal acuerdo, la entidad adelanta un dinero (principal) a la persona que se compromete a devolverlo en un periodo de tiempo pactado y con la obligación de abonar unos intereses acordados así como los gastos (si existen) derivados de tal operación.

Los préstamos personales, con frecuencia denominados préstamos de consumo, suelen comercializarse con diferentes denominaciones: préstamo vacaciones, crédito auto,… pero en esencia no dejan de ser lo mismo.

Las entidades, antes de conceder los préstamos, evalúan la capacidad de pago del prestatario.

Para realizar esta evaluación, consideran por un lado los ingresos del solicitante y por otro sus obligaciones de pago (otras deudas pendientes, tarjetas de crédito, etc…). De este modo, las entidades financieras, pueden simular si el prestatario está o no en condiciones de devolver las cuotas del préstamo a su vencimiento.

Para evaluar la capacidad de pago, la entidad, también tiene en consideración el patrimonio del solicitante. Valora la existencia de inmuebles de su propiedad, las cuentas bancarias, sus inversiones,…

La entidad solicitará al prestatario, dependiendo de los casos: DNI, recibos (gas, teléfono, luz,…), escritura del piso o contrato de alquiler, presupuesto del producto o servicio al que va destinado el préstamo, nóminas, fotocopia del contrato de trabajo, cuentas bancarias,…

Si la entidad financiera, duda de la capacidad de pago del prestatario, le exigirá presentar un aval. Mediante el aval, otra persona, denominada “avalista”, se compromete a pagar la deuda del solicitante del préstamo (avalado) en caso de incumplimiento.

Es conveniente, antes de formalizar un préstamo personal, examinar distintas ofertas y analizar los tipos de interés.

Para evaluar el tipo de interés, es preferible tomar como referencia la TAE en lugar del tipo de interés nominal, ya que el primero además de incluir el tipo de interés nominal, considera las comisiones y el plazo de la operación. La TAE en definitiva, mide el coste real del crédito de una forma más fiable.

Por ejemplo, es frecuente encontrarnos con préstamos personales con tipo de interés nominal bajo, que al incluir comisiones de amortización, cancelación, apertura,… incrementan considerablemente la TAE.


Entradas relacionadas con: Préstamos personales   Préstamos   Microcréditos   Créditos  
Noticias relacionadas con: Préstamos personales   Préstamos   Microcréditos   Créditos  



boton de compartir en facebook publicar en twitter boton de compartir en google plus

COMENTARIOS

           An no hay comentarios, s el primero en comentar.

Comenta:

Nombre:      

E-mail: