Este sitio web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies.

El blog de Bancomparador

El rescate de las Cajas: Otra solución era posible


El Gobierno optó por el rescate de la banca española

10-3-2015

Cuando una entidad bancaria afronta una situación de insolvencia o iliquidez que hace peligrar su continuidad, las opiniones sobre quién debe soportar el coste de su reestructuración son diversas. Este debate que se popularizó en España en los últimos tiempos, viene de antiguo.

En mayo de 1931, el principal Banco Austriaco “Creditanstalt” se declara en bancarrota y las autoridades lo dejan caer. Esta decisión, provocó el tan temido efecto dominó en el sistema financiero agudizando los efectos de la Gran Depresión.

En 2008, Estados Unidos en un ejemplar ejercicio de “riesgo moral” repite la operación con Lehman Brothers negándole asistencia. Las consecuencias de esta quiebra, todavía hoy continúan azotando el sistema financiero mundial.

Estos dos casos, entre otros, han contribuido a que para muchos expertos, los conceptos dejar caer entidades bancarias y crisis financiera sean entendidos de forma conjunta. Por este motivo, afirman, que el rescate es la alternativa única como medida de protección frente a crisis financieras sistémicas.

Para otros, los gobiernos no deberían echar el salvavidas a aquellas entidades que debido a una mala gestión de sus administradores y cúpula directiva, han asumido excesivos riesgos llevándose por delante el banco.

"Bail out" o "Bail in" , ¿rescatar o dejar caer a las entidades?

El debate está servido: “bail out” frente a “bail in”. Los partidarios de “bail out” (el estado asume el coste del rescate y por extensión la ciudadanía) argumentan que aunque la medida sea fuertemente impopular contribuye a mitigar los efectos perniciosos de una quiebra. Los que defienden hacer “bail in” son partidarios de transferir las pérdidas a sus acreedores: impositores, accionistas, bonistas,…

En nuestro país, el gobierno se ha decantado por el rescate y ha transferido su coste (60.000 millones de euros) a los contribuyentes. De Guindos (la sombra de Lehman Brothers es muy alargada), descartó cualquier medida que implicase asunción de pérdidas para depositantes y demás acreedores, optando por el esquema de “bail out”. Chipre hizo justamente lo contrario.

Hace unos días, otro Banco Austriaco, el “Hypo Alpe-Adria-Bank International” ha declarado necesitar 7.600 millones de euros y el gobierno del país alpino ha decidido no rescatar a la entidad. Han transcurrido 84 años y Austria vuelve a dejar caer otro Banco. Sin ruido, los tenedores de deuda, accionistas e impositores del Hypo Alpe-Adria-Bank International” deberán hacer frente a algunas quitas y aquí no habrá pasado “nada”.

¿Podría haber hecho algo diferente el Gobierno de España con las Cajas de Ahorros? Seguramente sí. A lo largo del 2012 se afirmaba que la fórmula “bail in” era inviable y que su aplicación solo contribuiría a debilitar el sistema financiero. Ejemplos como el de Chipre insinúan lo contrario.

Ahora desde Austria, nos llega este mensaje. La mayoría de los medios no recogen la noticia y esta vez se hablará poco o nada del Hypo Alpe-Adria-Bank International”. Mientras tanto, en España, los partidarios del rescate, los que cargaron la losa de la mala gestión y el despilfarro sobre los hombros de los contribuyentes, siguen mirando a Lehman Brothers.

Andrés Lago.


Entradas relacionadas con: Cajas   Bancos  
Noticias relacionadas con: Cajas   Bancos  



boton de compartir en facebook publicar en twitter boton de compartir en google plus

COMENTARIOS

javier coment:

Excelente articulo.

Comenta:

Nombre:      

E-mail: