Este sitio web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies.

El blog de Bancomparador

Diferencias entre tarjetas de crédito y tarjetas de débito


principales diferencias entre tarjetas de crédito y débito

5-5-2015

Las tarjetas son uno de los productos financieros más habituales que existen. Hay sobre todo dos tipos: las tarjetas de crédito y las tarjetas de débito.

Es muy importante no confundirlas y conocer claramente cuáles son sus diferencias porque no son ni mucho menos parecidas en sus características y si no las usas adecuadamente puedes tener graves problemas financieros.

Es cierto que ambos tipos de tarjetas tienen en común la comodidad para realizar pagos en establecimientos o sacar dinero en efectivo de cualquier cajero. Sin embargo existen una serie de diferencias importantes entre tarjetas de crédito y tarjetas de débito que debes conocer.

Características de las tarjetas de débito

Las tarjetas de débito son mucho más simples y sencillas, tanto en su funcionamiento como en sus características, que las tarjetas de crédito.

Su principal ventaja es que permiten llevar un control muy sencillo del dinero que gastas en compras en tiendas o establecimientos además de las retiradas de efectivo que hagas en cajeros.

Cuando utilizas una tarjeta de débito el dinero que has gastado se te quita automáticamente de la cuenta corriente asociada a la tarjeta. En caso de que no tengas dinero, no podrás realizar la operación. Ésta es la principal diferencia respecto a las tarjetas de crédito.

Esto es una característica importante porque evita que entres en números rojos, con todo lo que ello conlleva: gastos por el descubierto, pago de intereses y comisiones. Y son ideales para los gastos del día a día.

Además puedes establecer un límite diario tanto para lo que puedes gastar en compras como en la cantidad dinero que puedes extraer del cajero. Esto te protege ante posibles robos de la tarjeta y del PIN de la misma y que así el perjuicio económico sea menor.

Otra diferencia importante son las comisiones y gastos asociados a una tarjeta de débito. En este caso son muy bajos o incluso inexistentes. Son muchos los bancos que no cobran por emitir o renovar las tarjetas de débito.

En esta parte de comisiones es interesante indicar que a la hora de sacar dinero en efectivo de un cajero con una tarjeta de débito, lo hagas de cajeros de tu propio banco o de la misma red de cajeros para no tener comisiones. En caso contrario es muy posible que tengas que pagar una comisión al extraer dinero.

Por último hay que destacar que las tarjetas de débito son menos seguras que las tarjetas de crédito. Las compras que realices con una tarjeta de crédito están protegidas por un seguro de rotura, simplemente por hacer el pago con la tarjeta de crédito. Esta característica no la poseen las tarjetas de débito. Este es un punto a tener en cuenta al realizar compras a través de internet.

¿Cómo puedes tener una tarjeta de débito? Simplemente teniendo una cuenta corriente en un banco. Las tarjetas de débito son gratuitas, en la gran mayoría de los casos, y el banco te la dará automáticamente cuando abras una cuenta en la entidad.

Características de una tarjeta de crédito

Las tarjetas de crédito te permiten, al igual que las tarjetas de débito, realizar compras en tiendas y establecimientos y sacar dinero en efectivo de cajeros automáticas pero su principal diferencia es que también son un medio de financiación, es decir, de tener una determinada cantidad de dinero extra o tener la posibilidad de realizar cualquier compra sin pagarla totalmente sino hacerlo a plazos.

Con las tarjetas de débito no puedes realizar compras por más dinero del que tienes en la cuenta corriente en ese momento pero con las tarjetas de crédito si es posible realizar compras aunque no tengas el dinero en la cuenta.

Por supuesto existe un límite a la cantidad de dinero extra que puedes utilizar y, por otra parte, la utilización de este dinero está supeditada al pago de unos intereses. Está cantidad de dinero extra que puedes usar es lo que se llama “límite de crédito”.

Ten muy en cuenta que una tarjeta de crédito funciona como un crédito tradicional en caso de que uses el dinero extra que te aporta: deberás devolver el dinero con unos intereses añadidos y en caso de impago, tendrás los mismos gastos y comisiones que en un crédito normal.

El banco te concederá un límite de crédito que dependerá de la categoría de la tarjeta (normal, oro, platino, etc.) y de tus ingresos y solvencia. Si quieres aumentar el límite de crédito antes tendrá que autorizarlo el banco aunque lo puedes disminuir sin permiso de la entidad.

El dinero que utilices del límite de crédito que te concede el banco tienes que devolverlo con los intereses correspondientes en unas fechas determinadas que suelen ser los primeros días del mes. El TAE de una tarjeta de crédito varía entre el 11% y el 25%. Como puedes ver, son unos intereses elevados, sin contar comisiones y gastos adicionales que te puede aplicar tu banco en caso de impagos.

Para hacer frente a los pagos de una tarjeta de crédito tienes diferentes modos de pago:

Pagar todo cada mes: Es la manera más recomendable para no caer en el pago de intereses excesivos. En este caso, todos los gastos que realices con la tarjeta de crédito durante el mes se pagan en su totalidad durante los primeros días del mes siguiente. Así no tendrás que pagar intereses.

Pago aplazado: Con esta modalidad de pago puedes financiar tus compras ya que solo realizarás una parte de los pagos que hayas realizado cada mes. Recuerda que con esta modalidad si deberás pagar intereses en muchos de los casos y que si el pago de tus compras más los intereses generados supera el límite de crédito, la deuda crecerá y con ella los intereses pudiendo entrar en graves problemas económicos.

Por lo tanto, te recomiendo que siempre utilices la modalidad de pago total cada mes y que solo pagues a plazo en situaciones excepcionales.

Por otra parte, si pagas todo cada mes es bastante habitual que el banco te conceda unas ventajas añadidas: descuentos, programa de puntos, etc.

Una ventaja muy importante de las tarjetas de crédito es que te protegen contra el fraude y tienen una serie de seguros asociados, por ejemplo, un seguro de rotura como hemos visto anteriormente

Tampoco hay que olvidar que con una tarjeta de crédito puedes tener dinero en el momento en caso de tener un imprevisto, por lo que puedes usarla como una especie de fondo de emergencia. Aunque como ya has visto tienen la principal desventaja de que, sino controlas tus gastos, es muy fácil que te endeudes con ellas.

Por último, aunque puedes sacar dinero en efectivo de un cajero con una tarjeta de crédito no es nada recomendable porque muchos bancos cobran una serie de comisiones y gastos, incluso aunque extraigas dinero de un cajero de tu propio banco. Algo que no ocurre si sacas dinero con la tarjeta de débito.

¿Cómo puedes tener una tarjeta de crédito? Para que el banco te conceda una tarjeta de crédito normalmente necesitarás domiciliar tu nómina o ingresos regulares en la entidad además de aportar una documentación que demuestre tu solvencia y que puedes hacer frente al límite de crédito que has solicitado o te van a conceder.

Ya hemos visto las distintas diferencias entre tarjetas de crédito y tarjetas de débito que existen. Si tienes alguna duda o quieres hacernos alguna pregunta puedes utilizar los comentarios que tienes a continuación.

 

Antonio Martín Morín.


Entradas relacionadas con: tarjetas  
Noticias relacionadas con: tarjetas  



boton de compartir en facebook publicar en twitter boton de compartir en google plus

COMENTARIOS

           An no hay comentarios, s el primero en comentar.

Comenta:

Nombre:      

E-mail: