Este sitio web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies.

El blog de Bancomparador

Diferencias entre interés simple e interés compuesto


interés simple y compuesto

8-9-2015

Denominamos interés simple al tipo de interés que se va aplicando sucesivamente sobre un capital inicial. En este tipo de interés, los intereses que se van obteniendo, no son capitalizados, es decir los intereses generados, no se acumulan al capital inicial generando nuevos intereses.

Sin embargo cuando hablamos de interés compuesto, los intereses que se obtienen en el transcurso de un periodo, si se capitalizan, es decir, los intereses generados, se suman al capital inicial y generan nuevos intereses.

La mejor forma de entender ambas formas de calcular intereses es mediante un ejemplo:

Supongamos que invertimos un capital de 10.000 euros durante 3 años a un tipo de interés del 2%.

Con tipo de interés simple:

Si realizamos nuestra inversión mediante tipo de interés simple, el primer año obtendríamos unos intereses de 200 euros (10.000 euros x 2%). Esta cantidad, no se acumularía al capital inicial de 10.000 euros ya que en capitalización simple, los intereses no generan nuevos intereses. Por este motivo durante el segundo y tercer año obtendríamos respectivamente otros 200 euros por año de intereses. Al final del tercer año habríamos obtenido un rendimiento para nuestra inversión de 600 euros.

Con tipo de interés compuesto:

En cambio si nuestra inversión utilizase como procedimiento de cálculo de intereses la capitalización compuesta, los intereses serían superiores. El primer año, obtendríamos también 200 euros (10.000 euros x 2%). Sin embargo, en este caso, los intereses si se capitalizan y se acumulan al capital inicial generando nuevos intereses. El capital del segundo año sería de 10.200 euros (10.000 euros + 200 euros) y los intereses obtenidos 204 euros (10.200 euros x 2%). Aplicando este mismo procedimiento al año 3 se generarían unos intereses de 208,08 euros (10.404 euros x 2%). El rendimiento final para nuestra inversión sería de 612,08 euros (200 euros + 204 euros + 208,08 euros).

Como puede observarse en el ejemplo, los intereses obtenidos mediante la aplicación del tipo de interés compuesto son superiores a los generados por el interés simple. En nuestro caso en 12,08 euros (612,08 euros – 600 euros)

En la práctica, el sector financiero aplica casi siempre el interés compuesto, aunque todavía existen operaciones que mantienen el interés simple como procedimiento de cálculo.

Como conclusión destacar que en el interés simple, los intereses aumentan de forma lineal (dado que el capital se mantiene constante) mientras que en capitalización compuesta su incremento es exponencial (el capital varía con el transcurso del tiempo).

Andrés Lago.


Entradas relacionadas con: interés simple  interés compuesto  
Noticias relacionadas con: interés simple  interés compuesto  



boton de compartir en facebook publicar en twitter boton de compartir en google plus

COMENTARIOS

carlos coment:

Ya era hora de encontrar una explicación tan clara de las diferencias entre interés simple y compuesto. De verdad: Muchas gracias !!!

Comenta:

Nombre:      

E-mail: